6 RUTINAS DIARIAS MUÉVETE

Estas 6 actividades HOMMING en tu día a día te ayudarán a estar saludable y empezar por la mañana tus actividades y tareas escolares o trabajo con mejor ánimo, mejorarán tu sueño, respiración y puedes combinarlas con el resto de actividades o sesiones HOMMING virtual.

6 tips muévete

1 EL PUENTE HOMMING

Puente Planta tus pies firmemente en el suelo con las rodillas sobre los talones. Levante las caderas tanto como se sienta cómodo y bájelas lentamente nuevamente. Realice este ejercicio de 10 a 15 veces (o más), descanse durante 30 a 60 segundos y repita hasta 5 veces. Este ejercicio fortalece tus glúteos.

2. LA SILLA.

Sujete al asiento de una silla, con los pies a medio metro de distancia de la silla. Dobla los brazos mientras bajas las caderas al suelo, luego estira los brazos. Realice este ejercicio de 10 a 15 veces (o más), descanse durante 30 a 60 segundos y repita hasta 5 veces. Este ejercicio fortalece tus tríceps.

3. LA RESPIRACIÓN Abridor de pecho Entrelaza tus dedos detrás de tu espalda. Estire los brazos y abra el pecho hacia adelante. Mantenga esta posición durante 20-30 segundos (o más). Esta posición estira el pecho y los hombros.

4. LA POSTURA DEL SOL

Con las rodillas en el suelo, lleva las caderas a los talones. Descansa el vientre sobre los muslos y estira activamente los brazos hacia adelante. Respira normalmente. Mantenga esta posición durante 20-30 segundos (o más). Esta posición estira la espalda, los hombros y los costados del cuerpo.

5. MEDITACIÓN HOMMING

Siéntese cómodamente en el piso con las piernas cruzadas (alternativamente, siéntese en una silla). Asegúrate de que tu espalda esté recta. Cierra los ojos, relaja tu cuerpo y progresivamente profundiza tu respiración. Concéntrese en su respiración, tratando de no concentrarse en ningún pensamiento o inquietud. Permanezca en esta posición durante 5 a 10 minutos o más, para relajarse y despejar la mente.

6. PIERNAS Y PARED HOMMING

Acerca tus caderas (5–10 cm) a la pared y deja que tus piernas descansen. Cierra los ojos, relaja tu cuerpo y progresivamente profundiza tu respiración. Concentrate en tu respiración, tratando de no concentrarse en ningún pensamiento o preocupación. Descansa en esta pose por hasta 5 minutos. Esta posición está destinada a ser cómoda, relajante y desestresante.

A %d blogueros les gusta esto: